Consejos para elegir la mampara que tu ducha necesita

Pasar de la tradicional bañera al plato de ducha se ha convertido en toda una tendencia en el hogar. No es de extrañar, pues la ducha permite ahorrar agua, facilita el acceso a todo tipo de personas y ocupa mucho menos espacio. Por ello, si te has decidido a pasarte al plato de ducha o, simplemente, necesitas cambiar la mampara del baño, aquí tienes una serie de pautas clave que debes tener en cuenta a la hora de elegir una.

Cómo elegir la mampara de ducha perfecta

Según el uso que le vas a dar

Antes de comenzar a pensar en nada más, debes valorar qué personas van a usar la ducha. Debes tener en cuenta si hay personas mayores o de movilidad reducida en tu hogar. Asimismo, si tienes hijos pequeños que usen el cuarto de baño en cuestión. Dependiendo de la respuesta a estas cuestiones, deberás elegir un tipo de mampara u otra.

Según el espacio del cuarto de baño

Lo más importante de todo es saber los metros cuadrados de los que dispone tu cuarto de baño. Solamente de esta manera, conseguirás saber cuál es la mejor opción para tu familia y para ti. Por mucho que quieras mamparas de cierto estilo, no podrás tenerlas si no dispones del espacio necesario para su instalación.

Según el tipo de apertura de la mampara

Una vez has respondido a las preguntas anteriores, es hora de poder decidir el tipo de apertura de la mampara que resultará la adecuada para tus necesidades. Las mamparas de baño, principalmente, pueden ser de:

Puertas correderas. Hay numerosas mamparas de ducha baratas que disponen de este sistema de apertura. Se trata de la alternativa ideal para los cuartos de baño que cuentan con un espacio limitado, pues su apertura no precisa metros adicionales.

Puertas plegables. Al igual que las puertas correderas, las plegables son unos modelos perfectos para los cuartos de baño más pequeños. Se pliegan sobre sí mismas, por lo que no necesitarán un espacio más grande.

Puertas abatibles. A diferencia de las anteriores, estas puertas necesitan un mayor espacio para poder abrirse y cerrarse. Por ello, solamente son adecuadas si el cuarto de baño es lo suficientemente espacioso. Sin embargo, son las más recomendables para el acceso de personas con movilidad reducida, pues el espacio de entrada es mayor que el de las otras.

Según el material de fabricación

El vidrio templado ha ido sustituyendo, poco a poco, al acrílico, por la calidad de este material y seguridad que te proporciona. En caso de rotura, el cristal templado se convierte en pedazos de pequeño tamaño con unos bordes que no producen cortes.

Según el diseño

Las mamparas pueden ser transparentes, traslúcidas o con algún tipo de serigrafiado. Las transparentes aportan una mayor iluminación y sensación de espacio, mientras que el resto aporta una mayor privacidad a la hora de ducharse. Todo dependerá de qué prioridades tengas en tu cuarto de baño, si prefieres ganar en luz u optas por una ducha más íntima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *