Consejos para evitar que los zapatos provoquen rozaduras en tus pies

A todos nos encanta estrenar unos zapatos nuevos, especialmente cuando se trata de unos zapatos que resultaron ser como un flechazo a primera vista, y de los que nos enamoramos desde el primer momento en que los vimos en el escaparate, convenciéndonos de que debían ser nuestros.

Estrenar zapatos es motivo de alegría para todos, pero también en muchas ocasiones son motivos de preocupación, ya que a todos en algún momento nos ha ocurrido que por fin nos hemos comprado esos zapatos que tanto tiempo llevábamos esperando y que nos encantan, y nos hemos dado cuenta de que al ponérnoslos, resultan más incómodos de lo que esperábamos.

Esto todavía se acentúa más cuando nos dejamos llevar por la ilusión y optamos por vestir esos nuevos zapatos en un evento, antes de ni siquiera habérnoslo probado. Aquí suelen aparecer rozaduras, que realmente nos pueden hacer la vida muy complicada,  entrándonos ganas de deshacernos de ellos para siempre.

Conscientes de ello, hemos querido preparar un post en el que vamos a dar una serie de consejos que te serán de gran ayuda para evitar que los zapatos provoquen rozaduras en tus pies. ¿Te gusta la idea? Pues no te los pierdas.

Acierta con la talla

Lo primero y más importante es acertar con la talla. No debes comprar zapatos de tallas pequeñas ni grandes, sino que debes hacerte con unos zapatos que sean exactamente de tu talla, así de sencillo.

Mucha gente se compra zapatos que le vienen justos o incluso pequeños porque están de promoción, con el objetivo de ahorrarse unos euros, mientras que otras muchas personas, especialmente cuando se trata de zapatos para niños pequeños, los compran más grandes para que así les duren más.

En cualquier caso esto es un error, ya que no los llevarás cómodos, te producirán rozaduras e incluso podrían provocar la aparición de lesiones.

Hidrata la piel

Independientemente de que sean tu talla y te queden como anillo al dedo, es posible que unos zapatos nuevos te hagan daño o provoquen rozaduras. Algo que te puede ser de gran ayuda es hidratar tus pies con aloe vera, uno de los mejores remedios para protegerlos. De esta forma tu pie se mantendrá húmedo, lo que servirá para cicatrizar una posible herida.

Utiliza plantillas de silicona

Si quieres evitar los daños en tus pies, en las plantillas de silicona encontrarás a tus mejores aliadas. Te aportarán una gran comodidad, y además elevarán tu talón, evitando que sufras posibles rozaduras.

Apuesta por los remedios caseros

Y algo que nunca falla son los remedios caseros, conocidos también como los remedios de la abuela. Uno de los más eficaces es el de utilizar papel de periódico para tratar de ensanchar el zapato, algo muy recomendable especialmente cuando vestimos zapatos que nos resultan demasiado estrechos o ajustados.

Si quieres poder disfrutar tus zapatos sin problemas, vierte un poco de crema hidratante en el interior e introduce el papel de periódico. Déjalo así un par de días, y verás como los problemas desaparecerán por completo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *