¿En qué consiste la criocirugía prostática?

Uno de los tipos de cáncer que más han aumentado en las últimas décadas es el cáncer de próstata. No obstante, de las intervenciones más novedosas existentes en la actualidad, tenemos la criocirugía para el cáncer de próstata, utilizada para este tipo de cáncer.

La crioterapia o criocirugía se caracteriza por congelar las células, formándose cristales de hielo dentro y alrededor de ellos.

Los procesos de congelación y descongelación pueden destruir las células a través de la deshidratación, llevando a cambios drásticos en los niveles de Ph o disminuyendo la irrigación sanguínea al tumor y resto de tejido (y, por tanto, nutriéndolo en menor medida).

Características de la criocirugía

Una de sus características es que es muy útil en casos donde el tumor es resistente a la radioterapia, aunque se utiliza con menos frecuencia que una cirugía convencional.

Además, También, la técnica se caracteriza por poder llegar a aumentar tu sistema inmunitario ya que, las temperaturas bajo cero a las que se llega, pueden activar respuestas antitumorales de tu mismo organismo.

Por otro lado, la crioterapia también destaca en poder repetirse en caso de que la intervención no haya podido extraer del todo el tejido tumoral. Así, pueden hacerse varias rondas de esta criocirugía para el cáncer de próstata si falla a la hora de disminuir el tejido canceroso.

Además, es una terapia mínimamente invasiva, por lo que los pacientes no experimentarán sangrados, sino una mínima pérdida de sangre durante la intervención. Incluso, es un tratamiento ambulatorio, en el mismo día podríamos recibir el alta.

Tipos de criocirugía

Distinguimos dos tipos de criocirugía o crioterapia: la crioterapia general, donde se congela toda la próstata, y crioterapia focal (para el tejido tumoral).

Crioterapia general

Se emplean dos ciclos de congelación y descongelación, que garantizan una temperatura mínima de -40⁰ centígrados en todo el tejido prostático.

Se utilizan unos sensores térmicos que se insertan dentro de la próstata y el tejido adyacente para monitorear la temperatura en todo el tejido, evitando daños en la pared rectal y la uretra. Se utiliza un catéter de calentamiento para proteger la uretra de la congelación. Bajo imágenes de ultrasonido en tiempo real y monitoreo de temperatura.

Crioterapia focal

Este tipo congelará solamente una porción de la próstata en comparación con la glándula entera. Les permite preservar otras regiones de la próstata, en particular los nervios asociados con la potencia (la capacidad de obtener y mantener una erección adecuada para las relaciones sexuales) y el esfínter urinario que controla las incontinencias.

Para eliminar el tejido tumoral del órgano prostático a través del enfriamiento y congelación con inducción de temperaturas muy frías, tu médico usará un dispositivo de ultrasonidos, introduciéndolo por el recto.

De esta forma, se creará una imagen donde se podrá localizar la próstata y la zona tumoral a congelar. En principio, se utiliza anestesia para por disminuir la sensibilidad por debajo de la cintura o anestesia general.

Después de la cirugía, se recogerán biopsias o muestras de tejido para asegurar de que la intervención ha podido “limpiar” con el congelado de células tumorales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *