Diferencias entre el matrimonio civil y el religioso

Aunque el fenómeno de las parejas de hecho tiene una importancia creciente en la sociedad española, aun siguen siendo mayoría las personas que, a partir de una determinada edad, deciden formalizar su vínculo. En este artículo te indicamos las diferencias entre el matrimonio civil y el religioso, así como las formas de formalizar esta situación en el Registro Civil de Valencia, o la ciudad donde se realice el casamiento.

Tipos de matrimonio

El matrimonio es un estado civil que implica la formalización de una convivencia estable y con vocación de permanencia con otra persona. A diferencia de las parejas de hecho, que tienen que estar inscritas en un registro, el matrimonio genera automáticamente una serie de derechos en caso de viudedad.

Por otra parte, y dependiendo del régimen de bienes consuetudinario, también implica el establecimiento de una sociedad de gananciales desde que este se formaliza, puesto que en España hay diferencias según el territorio. En cualquier caso, es importante que sepas que siempre dispones de la posibilidad de cambiar el reparto mediante las capitulaciones matrimoniales, antes o después de casarte.

Por otra parte, hay que considerar que, en ambos casos, tendrás que formalizar el matrimonio ante el correspondiente Registro Civil y solo así tendrá plena validez jurídica. De lo contrario, puedes contraer matrimonio en una iglesia pero, sin los trámites legales, este no generaría derechos.

Matrimonio civil

La ceremonia que tiene validez es el matrimonio civil y la principal ventaja es que puede celebrarse en cualquier lugar, siempre y cuando esté presente un concejal o un notario. Aunque antes era necesaria la presencia de un edil, hoy es posible contraer matrimonio simplemente mediante una acta notarial, de manera que el trámite se acortará en el tiempo y puede realizarse sin necesidad de formalismos.

Con las reformas legislativas encaminadas a facilitar los trámites de divorcio, hoy es fácil disolver el vínculo matrimonial si es por mutuo acuerdo y en pocos meses contarías con una sentencia definitiva.

Matrimonio religioso

El matrimonio religioso católico ha sido tradicionalmente la fórmula preferida para la ceremonia, aunque tiene una serie de requisitos, siendo el principal que ambos contrayentes tienen que estar bautizados. Además, para que la boda tenga efectos canónicos, la ceremonia ha de ser oficiada por un sacerdote.

Finalmente, una diferencia sustancial de los matrimonios religiosos católicos con los civiles es que la separación legal no afecta a la situación canónica. El trámite preceptivo para volver a contraer matrimonio católico es la declaración de nulidad que resulta más compleja y costosa que un divorcio legal.

Conclusión

En realidad, la única boda válida a efectos legales es aquella que se registra y, por lo tanto, si bien en el pasado mucha gente optaba por el matrimonio católico por una cuestión de boato, hoy ya no es así. En consecuencia, te recomendamos que consultes en función del tipo de ceremonia que estás buscando y de tus creencias. Los precios variarán en función del formato y hoy podemos decir que, más que el trámite religioso, lo que influye en la suma final es lo que hay alrededor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *