Los colores en la ropa de bebé: Azul, rosa y muchos más

Una de las características que puedes observar al elegir la ropa de bebé es el color de una prenda. El universo de los colores es significativo puesto que las distintas colecciones de moda infantil sorprenden durante cada temporada por medio de diseños en los que la colorterapia está presente. Gracias a tonos que producen emociones y mucha vitalidad en esta etapa.

Universo de color en moda de bebé

El rosa y el azul son dos tonos tradicionales en moda de bebés, sin embargo, estos tonos tan bonitos también han ido dando paso a muchos otros colores. Además, estos tonos también adquieren distintos matices, como muestra, por ejemplo, el rosa empolvado. Otra variante de esta tonalidad es el rosa cereza.

El color blanco es un tono básico y favorecedor porque aporta luz a cualquier conjunto infantil por ser un tono que combina fácilmente con un amplio catálogo de posibilidades cromáticas, por ejemplo, combina perfectamente con el gris. Pero, además, quienes buscan una alternativa al blanco pero manteniendo la base de luz de esta tonalidad, pueden observar en el beige esta belleza visual. A su vez, el gris es un tono con el que pueden formarse bellas combinaciones con rosa, azul o blanco, por ejemplo.

En una prenda de ropa, el color adquiere un significado que está en relación con otros tonos cuando se trata de un diseño que combina distintas tonalidades que muestran un equilibrio armónico en la relación del todo y las partes. El color rojo es un tono enérgico, vital, optimista y esperanzador.

Mientras que hace unos años, el rosa y el azul eran los protagonistas absolutos del armario del bebé, estos tonos siguen presentes actualmente pero dentro de un marco de color más amplio ya que la moda infantil es creativa y nada rutinaria. Colores en ropa de bebé que marcan la diferencia en los diseños.

El azul marino es un ejemplo de tendencia atemporal que nunca pasa de moda. Un tono que tiene más luz que el negro en ropa de bebé. La elección de los colores también puede estar condicionada por la temporada del año. Por ejemplo, durante el otoño y el invierno, el rojo, el azul marino, el gris, el marrón son tonos que adquieren una especial presencia en la moda infantil.

El color de una prenda infantil es tan importante como el diseño o la textura de la prenda. Tan importante es el color que una misma prenda cambia por completo dependiendo del tono. Por tanto, el azul pastel y el rosa palo siguen siendo una expresión de belleza visual en moda.

Colores que producen emociones

Sin embargo, a estos tonos universales también puedes añadir otros muchos, por ejemplo, el efecto vitamina del verde, la sencillez del amarillo o el naranja. El negro es un color que adquiere unos matices distintos en moda infantil, en relación con la moda adulta.

Sin embargo, es un tono que también tiene presencia, combinado con otros colores más suaves, por ejemplo, forma una excelente combinación con el rosa. ¡Muchos colores llenos de belleza!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *