¿Qué beneficios tiene la leche natural?

leche-almendras

Cada vez somos más conscientes de la necesidad de consumir productos naturales, de cercanía y que respeten el medio ambiente. Lo notamos en su sabor y lo bien que nos sientan sus nutrientes. Por eso, si eres intolerante al gluten o a la lactosa, la leche de almendras es tu alternativa natural a la leche de vaca. Te mostramos qué otros beneficios puede aportarte. ¿Nos acompañas?

Antioxidante, ligera, nutritiva y cardioprotectora

De consistencia similar a la leche de vaca, la de almendras carece de grasas saturadas, lactosa y gluten. Como ves, es apropiada para celíacos, aquellos que deseen reducir su colesterol LDL o los que sufren digestiones pesadas, flatulencias o hinchazón abdominal por su intolerancia a la caseína.

Si deseas bajar de peso, incorpórala a tu dieta, ya que apenas alcanza las 40 calorías (frente a las 140 de la leche de vaca u 80 de la de soja).

La leche de almendras es rica en vitaminas A, D y E; ácidos grasos omega 6; fibra y minerales esenciales, como el calcio, potasio, hierro, cinc o magnesio. Esta composición privilegiada se traduce en infinidad de bondades que merecen tu atención:

– Su aportación de vitamina E es una fuente extraordinaria de antioxidantes, que fortalecen el sistema inmunológico, retrasan la acción de los radicales libres y previenen algunos tipos de cáncer.

– Su alto valor nutritivo es recomendado por los médicos como reconstituyente para deportistas, convalecientes, embarazadas o madres lactantes.

– Su fibra, soluble e insoluble, combate el estreñimiento, protege el colon y las paredes intestinales, regula el nivel de azúcar en sangre, ayuda a no picar entre horas y facilita la excreción del colesterol.

– Al ser muy fácil de digerir, contrarresta las afecciones gastrointestinales y restablece los niveles de potasio perdidos tras la diarrea o los vómitos.

– Sus ácidos grasos y minerales mantienen alejadas las enfermedades cardiovasculares, varices o dolencias articulares.

Pese a esta batería de propiedades saludables, la leche de almendras está contraindicada en algunos casos. Por su acción en la metabolización del yodo, puede provocar tumores en la tiroides de los bebés y las personas con baja función tiroidea.

Si eres diabético o alérgico a los frutos secos, deberás extremar la precaución y fijarte en la etiqueta.

Aplicaciones cosméticas de la leche de almendras

Esta bebida natural es una vieja conocida en el cuidado de la piel, del cabello o de las uñas. Sus vitaminas A y B2 nutren en profundidad tu dermis, así como el cabello más dañado o quebradizo.

Puedes utilizarla como desmaquillante o limpiador facial a diario. Además de ayudarte a eliminar las impurezas, estimulará la producción del colágeno y reafirmará tu cutis.

Si la combinas con miel o aceite de jojoba, obtendrás un inmejorable antiarrugas natural, capaz de difuminar líneas de expresión, cicatrices o estrías.

Si te la aplicas como mascarilla, con el zumo de un limón y una clara de huevo, harás desaparecer, en pocos días, las manchas causadas por la exposición solar abusiva y el tono apagado.

Por su sabor, versatilidad y fácil asimilación, la bebida de almendras contribuirá a que te sientas y te veas mejor cada día. ¿Cuándo empiezas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *