¿Qué es el certificado SSL y por qué una web lo necesita?

Internet se ha vuelto un sitio peligroso. Hace un tiempo navegábamos todos con banderas blancas y nos fiábamos todos de todos. Todo cambió cuando empezamos a comerciar masivamente; esto es así porque el protocolo SSL (Secure Socket Layer en inglés o, lo que es lo mismo, capa de puertos segura) ya existía. Lo desarrolló la compañía Netscape Communications en el año 1994, para hacer más seguro su navegador web.

Actualmente, la gran mayoría de los sitios web usan este protocolo para identificarse y confirmar a nuestro navegador que, por ejemplo, nuestro banco es de fiar y no es una copia para sacar el dinero a los usuarios. Para saber si las webs a las que accedemos son seguras nos fijaremos en la barra de navegación y si aparece el protocolo “https” o un candado es que estamos en una web segura. Podemos asegurarnos de acceder a la web son tranquilidad instalando una extensión en nuestro navegador que fuerza el uso de este protocolo.

Sí, pero ¿cómo lo pongo en mi página?

Normalmente, si tenemos una web comercial contratada con un servicio de hosting, este debería ofrecernos la opción de implementar el protocolo SSL, además de una serie de servicios que garanticen que todo va a ir bien y rápido siempre, como en profesionalhosting.com.

Otra opción es tramitar nosotros mismos el certificado SSL a una Empresa certificadora, pero si nos lo ofrecen desde nuestro hosting mejor. Nos ahorramos tiempo y quebraderos de cabeza y, así, nos centramos en nuestro negocio.

¿Realmente lo necesita mi web?

Sí. Si queremos ser de fiar. Muchos clientes se fijan en la seguridad siempre, no solo a la hora de pagar sus productos. Y, aunque, la gran mayoría de las webs que implementan servicios de pago entran en modo seguro a la hora de cobrar, no está de más ofrecer el servicio en toda la página y así crear una relación de confianza desde el inicio.

La seguridad es un tema importante y puede ser que nuestra web sea bloqueada por navegadores y antivirus de los clientes advirtiéndoles que nuestra web no es segura. El servicio de SSL de nuestro sitio web debe funcionar en todas las páginas y no solo cuando se realiza una compra. Esto es así ya que desde los navegadores y los programas de antivirus que revisan dónde navegamos, pueden marcar un sitio como “potencialmente peligroso”.

La implementación de la seguridad en la web no implica menor velocidad, dadas las conexiones actuales. Por tanto, la implementación del protocolo no va a ocasionar retrasos en el acceso a nuestra web, aunque inicialmente se contacte con la empresa certificadora que valida nuestro sitio. Este acceso es transparente al usuario.

Por último, Google penaliza las páginas no seguras en su buscador desde 2017. Si queremos tener un buen posicionamiento en el buscador debemos ofrecer conexiones seguras en todo momento. Y nadie quiere llevarse mal con Google. Por si fuera poco el navegador Chrome indica al lado del nombre de la web “No seguro”, para que no haya dudas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *